El análisis fundamental

Como su nombre indica, el análisis fundamental de las acciones se ocupa de la base de cada acción o empresa. La base para el análisis son los datos empresariales y el entorno económico de la AG, que se denominan datos fundamentales.

La quintaesencia de un análisis fundamental suele ser la indicación de un objetivo de precio y la nominación de una recomendación de compra o venta para la empresa analizada y la acción correspondiente.

Las ventas y los beneficios son fundamentales

Por lo tanto, las actividades comerciales de la empresa son objeto de análisis fundamentales. De particular interés son el desarrollo de los beneficios y el volumen de negocios en los últimos ejercicios.

Los analistas no tienen en cuenta el beneficio o la pérdida y el volumen de negocios de una empresa a separar. En su lugar, los datos están relacionados con el precio de la acción para que se puedan generar ratios.

Por último, los ratios resultantes sirven como criterio de decisión para el análisis de capital fundamental. Otra consideración importante es la necesidad de que la cuota sea analizada no para ser considerada por sí misma, sino para compararla con las acciones del mismo segmento de mercado.

Clasificación del procedimiento

El análisis fundamental se basa en métodos de análisis de balances y en toda una gama de ratios relacionados con los precios de las acciones, como el rendimiento de los dividendos y la relación precio-ganancias. Como resultado del análisis fundamental, el inversor recibe referencias a acciones o sociedades infravaloradas o sobrevaloradas. Esto le da al inversor consejos importantes para varias estrategias de acción que puede aplicar en la bolsa de valores.

¿Cuál es el propósito del análisis fundamental?

Difícilmente es posible una valoración objetiva de las acciones sin la cual el análisis fundamental es difícilmente posible. Dibuja su objetividad porque se basa en balances e informes anuales. Sin embargo, esto no significa que la evolución futura de los precios pueda planificarse. Esto se debe a que muchos eventos, como los desastres naturales o las guerras civiles, no se pueden prever y, por lo tanto, la evolución de los precios está influenciada irracionalmente.

El análisis fundamental no es adecuado para inversores a corto plazo. Con su ayuda, las acciones infravaloradas pueden ser identificadas a corto plazo. Sin embargo, el inversor puede tener que esperar mucho tiempo para que cumplan con los objetivos de precios esperados.

4 Cifras clave para el análisis fundamental

1) Ratio de capital

Como uno de los indicadores de negocio más importantes, el coeficiente de capital indica la participación del capital económico en el balance ajustado total de una empresa. La relación de capital determina el porcentaje del capital en el capital total. En consecuencia, la relación de capital muestra cuánto porcentaje del capital total no fue recaudado por el capital de la deuda, sino que había sido aportado por los accionistas de la AG.

La fórmula es:

Ratio de capital (%) (equity/capital total) * 100

La solvencia como factor de seguridad

El patrimonio a menudo surge de las reservas generadas a partir de beneficios de períodos fiscales anteriores. Cuanto mayor sea la relación de capital, mayor será la estabilidad financiera y la independencia de los inversores de deuda. Por esta razón, las entidades de crédito también valoran la solvencia de una empresa más alta cuando su ratio de capital es alta.

Cantidad de la relación de capital controvertida

El pionero del análisis fundamental, Benjamin Graham, creía que una empresa debería tener al menos una proporción de capital del 50%, que ahora se considera muy alta. Un gran número de analistas de valor consideran que una relación de capital de más del 30% es suficiente. Sin embargo, no existe una regla general y fija en cuanto a la altura de la relación de capital que debe ser al menos.

En la práctica, ahora se puede suponer que una empresa tiene cierta estabilidad cuando la relación de capital es superior al 30%. Si la relación de capital está sólo entre 20 y 30%, debe haber al menos una tendencia al alza positiva.

Empresas con una cuota baja

Los inversores deben ser escuchados e invertir sólo en casos excepcionales cuando el coeficiente de capital es inferior al 20%. Sin embargo, un compromiso con una sociedad de este tipo todavía puede valer la pena si ha superado una crisis grave, con las pérdidas que han comido parte de la equidad y ahora construyendo una tendencia mejorada.

Si este es el caso, la empresa puede volver a generar nuevo capital social. Estas acciones se denominan «valores de cambio». Los inversores siempre deben tener en cuenta, sin embargo, que incluso una fluctuación económica podría significar el final para la empresa.

Por otro lado, una empresa más estable con, por ejemplo, más del 50% de capital puede soportar mejor esa debilidad.

2) Retorno total del capital

El rendimiento total del capital representa la eficiencia del capital de un proyecto de inversión dentro de un período contable.

En consecuencia, el indicador proporciona el beneficio generado por la empresa analizada con el dinero disponible. El capital empleado se refiere tanto al capital social como al capital de la deuda.

La fórmula para esto es:

Rendimiento total del capital (beneficio neto + interés en el empréstitos) / (equity + deuda)

Resumen de todas las ganancias de capital 

Al determinar el rendimiento total del capital, el beneficio anual se compara en el lado de pasivos con el balance. Puesto que todos los intereses sobre el préstamo generados durante el mismo período también reducen el beneficio como un gasto, estos deben añadirse al beneficio. Por lo tanto, el rendimiento total del capital resume el retorno de la inversión de los inversores de deuda o capital.

¿Qué significa este rendimiento total del capital? 

El resultado significa nada más y nada menos que una medida del uso eficiente de todo el capital empleado. Esta es una declaración muy clara de la eficiencia con la que una sociedad maneja su capital. A diferencia de la rentabilidad del capital, el rendimiento total del capital no se ve afectado por un aumento del apalancamiento.

Ejemplo de cálculo del rendimiento total del capital

La empresa XY tiene un total de 400.000 euros. Esta empresa se financia con un 50% de capital y un 50% de deuda. En aras de la simplicidad, la deuda es un préstamo bancario de 200.000 euros a un tipo de interés del 6%.

En teoría, por supuesto, los impuestos todavía tendrían que tenerse en cuenta, pero estos se descuidan en este ejemplo. En el pasado, se generaron ventas de 32.000 euros. El gasto de los intereses sobre el capital de la deuda debe deducirse de ello, que sería del 6% de 200.000 euros, es decir, 12.000 euros. El resultado neto es de 20.000 euros para el año.

El cálculo de la fórmula anterior es:

(20.000 euros de beneficio + 12.000 euros en intereses de deuda) / capital total invertido en 400.000 euros á 8%

Por lo tanto, el rendimiento total sobre el rendimiento del capital de XY en el ejemplo es del 8%. En general, un valor más alto hace que el AG sea más atractivo que uno más bajo.

3) Retorno de las ventas

El retorno de las ventas es el margen de beneficio y es una medida de rentabilidad. El rendimiento de las ventas representa la cuota de beneficio relacionada con las ventas. De este modo, el indicador muestra cuánto ha ganado la empresa relevante en términos de volumen de negocios.

Un rendimiento de las ventas del 5% significa que se generó un beneficio de 5 céntimos con cada euro implementado. Otros términos de rentabilidad son el retorno de las ventas, el retorno de las ventas, la tasa de ganancias de rotación.

La fórmula correspondiente es:

Retorno de las ventas – beneficio / volumen de negocios * 100

El rendimiento de las ventas se calcula de acuerdo con el beneficio de fórmula x 100 / volumen de negocios y muestra el porcentaje del beneficio en el volumen de negocios de una empresa dentro de un cierto período de tiempo.

Antecedentes para devolver las ventas

Con el precio de venta sin cambios, un aumento en la rentabilidad indica una productividad creciente en la empresa. Por otro lado, una disminución de la rentabilidad indica una disminución de la productividad y, por lo tanto, un aumento de los costos. Por el contrario, el aumento de los costos mientras se mantiene la productividad también se traduce en una disminución del retorno de las ventas.

Indicador propenso a las influencias

El ratio de retorno de las ventas puede ser distorsionado por influencias que no sirven a la finalidad operativa real. Por estas razones, el resultado de explotación ordinario y no el beneficio deben tenerse en cuenta para su cálculo, ya que el beneficio de explotación ordinario no incluye los ingresos y gastos de los intereses, los ingresos y gastos extraordinarios, ni los impuestos.

En particular, los cambios en la política contable pueden causar fluctuaciones muy fuertes en los beneficios. Por lo tanto, el margen de flujo de caja (retorno de flujo de efectivo) es más adecuado para la comparación con otras existencias en la misma industria.

Un ejemplo de claridad

Una empresa XY genera un beneficio de 10.000 euros en unas ventas de 10 millones de euros. Por lo tanto, el rendimiento de las ventas es del 1%. Si una empresa YX genera el beneficio de 100.000 euros a un volumen de negocios de 1 millón de euros, esto se traduce en una rentabilidad de las ventas del 10%.

XY no requiere ningún evento grave para entrar en la zona de pérdida, el riesgo es alto. Por ejemplo, los costos salariales podrían aumentar un 1% después de la negociación colectiva. En condiciones de otro modo iguales, esto significaría que el rendimiento de las ventas caería a 0.

En este ejemplo, YX es más sólido y más predecible. El financiamiento de la deuda es más fácil de implementar aquí.

4) Frecuencia de volumen de negocios

La frecuencia del volumen de negocios de capital aumenta al número de veces que el capital ha sido devuelto a través de los ingresos. Cuanto más rápido sea el proceso de rotación, menor será el insumo de capital requerido, ya que el capital regresa del mercado en forma de beneficios a intervalos más cortos.

Por lo tanto, el capital requerido es menor con una alta frecuencia de volumen de negocios de capital. Además, esto puede significar un rendimiento más alto. La compañía es capaz de registrar beneficios con más frecuencia, lo que también puede mejorar significativamente la liquidez de la empresa.

La fórmula es:

Frecuencia de volumen de negocios de capital – volumen de negocios / capital total medio

¿Qué significa la frecuencia del volumen de negocios de capital? 

Una mayor frecuencia de volumen de negocios de capital significa que el capital empleado se utiliza de manera más eficaz. Una menor frecuencia de volumen de negocios de capital podría indicar créditos elevados, capacidad infrautilizada e inventarios excesivos.

Mejorar el volumen de negocios de capital 

Por ejemplo, el volumen de negocios de capital podría mejorarse si los inventarios se reducen mediante la optimización del inventario o el valor srepreceno pendiente de las reclamaciones de los clientes se reduce mediante plazos de pago más cortos o una reclamación más estricta.

Con la reducción asociada en el lado activo del balance, también se puede reducir el margen de pasivos. El denominador en la fórmula de la frecuencia del volumen de negocios de capital se reduce mediante tales medidas, y la frecuencia del volumen de negocios de capital es correspondientemente mayor.

Diferencias específicas de la industria 

Las comparaciones de la frecuencia de la rotación de capital en diferentes empresas sólo pueden compararse si estas empresas pertenecen a los mismos sectores.

Por ejemplo, por un lado, hay sectores que tienen un alto volumen de negocios de capital (retail o bancos) y los que se consideran más intensivos en capital que las empresas inmobiliarias. Esto se caracteriza por una menor cifra de capital volumen de negocios.

Término relacionado 

Un término relacionado es el término Retorno de la Inversión (ROI) adoptado del inglés. Esto se refiere a un modelo para evaluar el rendimiento de una actividad empresarial medido por el beneficio en relación con el capital empleado.

La fórmula para esto es:

ROI – Ganancias / Capital Total

Blue Chips, Mid/Small Caps – Problemas de Liquidez

Por blue chips, los intercambios significan acciones de gran volumen de grandes empresas, cuyos índices líderes en desarrollo de precios se basan. Las fichas azules se caracterizan por un alto volumen de negociación y una mayor exposición de los inversores institucionales.

Las fluctuaciones de precios suelen ser menores, especialmente entre los precios consecutivos en el mercado de valores diario. Los chips azules en el índice bursátil alemán DAX son, por ejemplo, Daimler, Commerzbank, BMW o Siemens.

Empresas por debajo del DAX

Las medianas son acciones o empresas con un menor volumen de negociación que los valores líderes del mercado, los llamados blue chips. El índice bursátil M-DAX incluye 50 empresas medianas en Alemania.

Los pequeños tapones son activos auxiliares que cotizan en la bolsa de valores en varios índices. Las pequeñas capitalizaciones son acciones o empresas con un bajo valor de mercado o baja rotación. Los inversores que invierten su dinero en pequeñas capitalizaciones tienden a centrarse en mayores posibilidades de ganar, pero también toman mayores riesgos.

Cuanto menor sea la acción, menor será el volumen de trading

Muchos participantes en el mercado asumen que, a diferencia del comercio de fichas azules, el comercio con pequeñas tapas se hace más difícil porque la liquidez (lo que significa el volumen de negociación promedio aquí) es menor. Uno de los efectos desagradables de esto es que la disposición a vender acciones rápidamente en fases débiles del mercado de valores es mayor en pequeñas capitalizaciones.

Importancia de una liquidez más débil

El precio de una acción es creado por las ideas sobre los precios de los compradores y vendedores. La oferta y la demanda son suficientes en un mercado perfecto. Todas las órdenes de valores se ejecutan inmediatamente sin que la orden individual cambie el precio de la acción en una dirección u otra.

Realidad y práctica

En realidad, sin embargo, los mercados no obedecen este gusto teórico de los deseos. En la práctica, la menor disponibilidad cuesta a los inversores efectivo en dos aspectos. Por un lado, una oferta de compra o venta cambia el precio en un mercado ilíquido en detrimento del inversor.

Por otro lado, la orden no se ejecuta inmediatamente en un mercado ilíquido. Si un inversor quiere vender una acción para la que no hay contraoferta, puede esperar a que un comprador la encuentre. Pero cuanto más larga sea la solicitud de venta en el libro de pedidos, mayor será el riesgo de que el precio de la acción caiga.

Reconocimiento de las acciones electrónicas ilíquidas

Los inversores pueden ver la liquidez de una acción en la relación, el volumen asociado a ella y el diferencial entre el dinero y la letra. Otras pistas importantes incluyen datos comerciales como volúmenes negociados y la cantidad de determinaciones de precios. Sin embargo, cabe señalar que la actividad comercial del pasado no refleja necesariamente la disponibilidad en el futuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *